Más allá de las fuentes de Montjuïc

Andrés Marí para Kaos en la Red

Cielo azul, día soleado, son las 11 y 24 minutos de la mañana del 13 de octubre del año 2013 y arranca en las fuentes de Montjuïc uno de los movimientos más limpios y gozosos en la historia de Catalunya: el Procés Constituent. Habla mayoritariamente en lengua catalana, pero no participa del diferendo lingüístico que múltiples fuerzas políticas azuzan para dividir al pueblo. No se alza ninguna bandera, salvo la de la esperanza en el natural entendimiento de las personas, de los pueblos y de sus ideas por vivir un mundo diferente al que tenemos. Más allá de las palabras, siempre necesarias también, se plantea el inicio de una campaña popular: “Construyamos la República Catalana del 99%”. El próximo 16 de noviembre se producirán al unísono asambleas locales y el día 30 habrá acciones.

No se trata de “deshumanizar al 1%” que se aprovecha del trabajo de nuestras manos y mentes, porque todos somos víctimas del Sistema Capitalista que hemos construido y si este no funciona para todos, por mucho cambio que hagamos de personas en el poder, nada cambiará, entonces hay que cambiarlo todo. Así de claro se ha manifestado hoy el Procés Constituent en Barcelona.

No todos pensamos igual y el respeto a la pluralidad es la máxima riqueza de este movimiento que crece en Catalunya. Dentro hay independentistas y no independentistas, pero todos aspiran a lo mismo: la diversidad no podrá ser nunca el consentimiento de la pobreza o la extrema pobreza y actualmente, según un Informe de prestigiosos economistas citado por Teresa Forcades, en el territorio catalán existe un 30% de la población en riesgo de exclusión y un 12% en la miseria. Tampoco la diversidad podrá ser la tolerancia con la enajenación de las personas. La diversidad tiene que significar la libertad de todos para disfrutarla. Así, lo saben todos, el Sistema Capitalista no tiene capacidad para instaurar en ninguna parte una República, una independencia y un proceso constitucional realmente de todos y desde abajo, donde el 99% de la población está próximo a reventar la escala del poder que los oprime.

Sí, contra el Sistema Capitalista es la lucha más fuerte. No hay otras luchas tan apremiantes como la lucha por la vida de cualquier ser humano y por eso sólo hubo un momento de silencio, el que pidió Arcadi Oliveres por los más de 300 emigrantes muertos frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa. Ni los muertos, ni los sobrevivientes, ni los simples habitantes de aquella pequeña tierra pueden sentirse felices con ninguna nacionalidad que los condena a un modelo de vida donde contemplar el horror es algo natural.

El resto del tiempo del acto, en manos de oradores, cantantes, instrumentistas y hasta de un payaso se dedicó a la fantástica gracia de estar vivos y convocar al aumento de este precioso encanto de luchar por la vida. No podemos antagonizar fuerzas o demeritar entusiasmos. Tenemos que abrazarnos y unirnos a sus luchas con los que se alegran en la defensa de la lengua y la cultura catalanas. Lo mismo con los otros pueblos hermanos de España, de Europa, de África –sobre todo de esa África milenariamente sufrida-, de Asia, de Oceanía y de esa recia y hermosa América Latina donde vibran nuestros antepasados.

“Sí, se puede”, fue el clamor que se extendió más allá de las fuentes de Montjuïc. No es una utopía lo que tenemos en nuestras mentes. Es la única victoria para la que está preparada la sociedad humana, sólo hay que empezar a darle suaves empujoncitos y lograremos hacer ahora la revolución para luego seguir haciéndola.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s